Music in the air

Music in the air

Hace ya unos días me comentaba un amigo que podía escribir sobre la música en el terreno sexual, pues bien, aquí estoy. La música no es esencial para que una relación sexual sea satisfactoria, no es requisito indispensable, sin embargo es un elemento que puede ayudarnos en numerosas situaciones. Es indudable que la música hace que se cree un clima específico y, por ello, escucharla puede ayudar a que las personas entren en clave erótica. En muchos sitios (libros, revistas, internet) aconsejan música suave y seductora para todo esto o música neutra que no te vaya a transportar a otro sitio: que si Sade, que si bandas sonoras como la de Gladiator, que si un streaptease con «You can leave your hat on» de Joe Cocker, etc. no voy a ser yo la que diga que no, pero por favor, un poco de originalidad y menos clichés, mejor utilizar música que oigamos habitualmente, es decir, que nos guste realmente y no sólo aquella que el cine o nuestro entorno haya decidido que debamos usar. Lo de que sea lenta o rápida ya va en cuestión no sólo de gustos sino del momento, ya que en momentos precisos, una música relajada nos puede llevar a detenernos y recrearnos a su son y en otros, una canción más movida puede hacer que la pasión se libere de forma sorprendente. Ahí ya se sabe: para gustos los colores. De hecho, el ritmo de la música nos puede ayudar en lo que queramos conseguir, me explico, si una pareja quiere durar más realizando el coito, una canción más lenta le ayudará a conseguirlo...
¿El deseo sexual es mayor en los hombres que en las mujeres?

¿El deseo sexual es mayor en los hombres que en las mujeres?

La verdad es que si preguntas por la calle, consultas en internet e, incluso, si se lo comentas a algún que otro profesional, te encontrarás con que esta creencia está tremendamente arraigada en nuestra sociedad a pesar de ser una falacia. El deseo sexual es por naturaleza exactamente igual en hombres como en mujeres, el problema es que todavía pesa esa «educación» que hemos recibido y parece que una mujer que tenga mucho deseo es una especie en extinción. Pues despertad, chicos, porque esa es la realidad. Que un hombre consuma revistas pornográficas, vea películas o confiese que se masturba es algo que todo el mundo ve con normalidad, pero cuando es la mujer la que lo hace los gestos de aprobación brillan por su ausencia. Los mensajes represivos y anti-sexuales hacia las hijas, se maman en numerosas familias españolas hoy en día, legado de la educación recibida por los padres y de la idea del sexo como algo pecaminoso. El deseo sexual no es una necesidad primaria (no te mueres si no tienes sexo) sino que surge cuando tenemos un excedente de energía y de los estímulos sexuales que ya hemos experimentado, es decir, existe lo que podemos llamar la Memoria del Placer. Ésta almacena todo aquello que nos haya producido placer y va a reforzar que tengamos deseo ante determinados estímulos. Os pongo un ejemplo con comida para que lo veáis de forma más sencilla, si tenéis hambre en un momento dado podéis llegar a fantasear (desear) con tomaros un pincho de tortilla, ¿por qué? porque en otras situaciones, cuando os lo habéis tomado, se os ha...
El sexo en caja.

El sexo en caja.

Desde hace tiempo veía en las librerías y en otras tiendas unas cajas que así se anunciaban: «El sexo en caja» por Emily Dubberley, así que me decidí a comprarlas para ver que es lo que nos podían ofrecer, a que precio y si merecía la pena. No hizo falta tenerlas mucho tiempo en la mano para saber que NO hay que comprarlas, hay muchas mejores formas de invertir esos 12.00 euros. Para empezar, a pesar de que pone que el texto ha sido traducido por una persona, no puedo hacer nada más que dudarlo, pues parece una traducción literal hecha por un ordenador, que en ocasiones da lugar a frases sin ningún tipo de sentido. Por otro lado, los materiales no son nada buenos y, si se usasen, no deben durar más de dos asaltos. Pero vayamos por turnos… La primera caja que me dispongo a abrir es la de «Sexo y Fantasía en caja». Me encuentro con una pajarita para el hombre (imposible de ponerse, por otra parte) y un antifaz de lentejuelas rojas para la mujer, de la misma calidad que los que encontramos cualquier Nochevieja en una bolsa de «cotillón». Estos accesorios se encuentran acompañados por unas tarjetas que indican ciertas acciones a realizar y un minilibro de 272 páginas. El libro nos sugiere algunos tipos de fantasías comunes que se pueden llevar a cabo con tu pareja, eso si, faltas todas de imaginación ya que sugieren cosas tan novedosas como jugar a los roles «médico-paciente», «amo-esclava», etc. Vamos, que han pasado 5 minutos y tenemos una pajarita y un antifaz que no vienen ni...
Noticia: nuevo fármaco para la Disfunción Erectiva.

Noticia: nuevo fármaco para la Disfunción Erectiva.

Pinchando aquí os dejo un enlace a una noticia que nos encontrábamos hoy en los periódicos, la aparición del llamado «hijo de Viagra». Una Disfunción Erectiva es lo que se conoce normalmente como «impotencia», es decir, el fracaso o dificultad en mantener u obtener una erección adecuada para llevar a cabo una relación sexual satisfactoria. Es una disfunción sexual del hombre que se da en la fase de excitación y afecta a un 12% de la población española. Ante un caso de disfunción eréctil lo primero que hay que hacer es ser diagnosticado por un médico, ya que pueden existir diferentes causas y cada una de ella serán tratadas de forma diferente. Si el origen es psicológico o emocional, el tratamiento más adecuado será una terapia psicosexual, ya que puede estar provocado por miedos, depresión, conflictos dentro de la relación de pareja, una situación estresante vital o ansiedad frente a la realización del coito, sentimientos de vergüenza o culpa, baja autoestima o mala educación sexual (relacionada con mitos). Cuando la causa es psicógena normalmente el hombre ha tenido erecciones hasta que, en un momento dado, no lo consigue o descubre que no puede lograr una erección con una persona determinada. En algunos casos, son relativas a la penetración y no tiene problemas al masturbarse o con sexo oral. Pero el origen también puede ser orgánico o médico, por factores neurológicos, vasculares o endocrinos. En estos casos si que es necesario un tratamiento farmacéutico. Cuando un estímulo se percibe como sexual, el cerebro va a desarrollar un reflejo que libera óxido nítrico para relajar los cuerpos cavernosos del pene y,...
Eyaculación femenina

Eyaculación femenina

Este es un tema que siempre ha estado en el limbo entre el mito y la realidad, pero la verdad es que sí, la eyaculación femenina existe. Entendemos por eyaculación femenina aquella emisión de fluido durante el orgasmo que algunas mujeres presentan. Esta definición podría matizarse ya que, algunos expertos, afirman que la eyaculación femenina se da en todas las mujeres, variando la cantidad de líquido o el destino de la emisión del mismo (en algunas ocasiones es expulsado hacia el exterior a través de la uretra y en otras hacia el interior, a la vejiga). Siempre ha sido un tema a debatir ya que muchos médicos han afirmado que no existe, que realmente es producto de un cierto nivel de incontinencia urinaria, pero cuando algunos expertos se han puesto a analizar dicho líquido, se ha encontrado que, aunque se contienen trazos de urea en niveles mínimos, hay diferencias bioquímicas entre ambos líquidos. ¿De dónde viene esa eyaculación? Tal como apuntan Testud y Latarjet (1975) alrededor de la uretra se disponen abundantes glándulas uretrales, parauretrales y de Skene, que en conjunto forman la llamada “próstata femenina”. El fluido es expelido durante el orgasmo como resultado de las contracciones orgásmicas y muchas mujeres lo viven como una sensación de tener que orinar en el momento del clímax. ¿Qué provoca esta eyaculación? Además de ser consecuencia de las contracciones pélvicas derivadas del orgasmo, parece ser que la estimulación del punto G (situado en el tercio medio de la pared anterior de la vagina) puede inducir o aumentar dicha eyaculación. Hablando con muchas mujeres es sorprendente el número de ellas que la...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies