Dar

A veces una se cansa de dar. Dar y dar y dar, sin recibir nada a cambio. Y no es que des para recibir pero es que esperas que alguna vez se note. Que se note que eres de verdad. Que se note que no te vendes. Que sabes que haciendo así o asá vas a conseguir más resultados pero que como eso no eres tú, no lo hagas. Y mientras ves la hipocresía subir y ser recompensada. ¿Y que haces? Dar. Porque es lo que te sale, es lo que te nace. Y porque en el fondo solo quieres contentar a una persona. Serle fiel. No traicionarla ni decepcionarla. Y te miras al espejo y sonríes. Porque todo esto lo has dado por ti. Para ser feliz. Y ya te importa nada aquello que te preocupaba porque eres así. Sencillamente, eres feliz. Así que da. Da como si no hubiese un mañana lo que te salga de dentro. Da ese abrazo, ese beso, ese gesto de ánimo, esa mirada de apoyo. Da también tu ceño fruncido, tu pie izquierdo y tus días malos. Da y no lo pienses. Como hasta ahora. Que se rían, que te comprendan, que se queden o se vayan. Da igual. Porque te das. Y eso es muy grande. Eso es... leer más

Personas cactus

Aquellas que se sienten tan pequeñitas, tan vulnerables, que han desarrollado una estrategia de violencia pasiva -y a veces activa- para ahuyentar a quien se acerque demasiado.

leer más
Página 1 de 9312345...102030...Última »

Archivos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies