Tampones y compresas como contrabando

Tampones y compresas como contrabando

Todas lo hemos hecho. Tenías la menstruación en el colegio y entrabas en modo ninja. Aprovechabas las sombras para recorrer el pasillo lo más rápido posible, entrabas en clase tras comprobar que tus compis seguían en el recreo y ahí no había nadie. Te acercabas a tu mochila y buscabas un tampón que ponerte mientras mantenías alerta tu ‘sentido arácnido’ por si a alguien se le ocurría entrar y te preguntaba eso tan cruel y temido… ‘¿qué haces?‘. Hay personas sin compasión. Rebuscabas: 2 bolis -uno sin tapa y otro con ella pero bien mordida-, un folio arrugado, la notita que te pasó no sé quién, el envoltorio de un chicle, gomas de pelo que probablemente no eran tuyas -las tuyas estarían en otras mochilas y lo sabes-, un clip, la goma de borrar, un sacapuntas roto y… ¿qué es lo que hay más al fondo? ¡ah! ¡si! el PÁNICO. Pánico al ver que no has traído ni tampón, ni compresa ni apaño en su ausencia –todas hemos ido por la vida en un momento dado con un pañuelo desechable, papel higiénico o una servilleta aunque no solamos hablar de ello. #truestory Inmediatamente huyes de ahí como si no hubiera un mañana buscando a tus amigas mientras te imaginas como Carrie en su fiesta de fin de curso. Haces contacto visual. Se alarman. Te acercas al oído de la que tienes más cerca y casi sin movimiento, cual ventrílocua, le preguntas si tiene un tampón o compresa. La respuesta es no. Pasas a la siguiente y empiezas de nuevo la misma operación. Mientras, alguna persona te ha preguntado algo...
Simone de Beauvoir, behind the scenes

Simone de Beauvoir, behind the scenes

Muchas veces comparto con vosotrxs los artículos pero no el proceso creativo que hay detrás. Así que, en esta ocasión, me apetecía hacerlo. Hace dos semanas veo que el sábado 14 de Abril es el aniversario del fallecimiento de Simone de Beauvoir. Yo llevo las redes sociales de Proyecto Kahlo (IG, Fb, Tw) y generalmente para ese día suelo publicar una de sus fotos con alguna de sus frases. Este año, como lo veo con tiempo, aprovecho a ‘retar’ a mis compis ilustradores de PK para ver si hacen una ilustración que acompañe a una frase de ella. Charlie de Nova se ofrece y se lanza teniendo tan solo una semanita por delante y sugiere lo genial que estaría un artículo para acompañarla, en vez de una frase. En dos segundos me pringo a mi misma, me lío la manta a la cabeza y le digo que yo pongo esa parte. ‘¿En qué momento? ¡Si no paras!’ me dice mi cabeza pero la callo: estamos hablando de Simone de Beauvoir, si hay que sacar tiempo se saca. Ahí no queda todo ya que Charlie me dice que siempre ha pensado en dibujar la foto que tiene ella desnuda y de espaldas, que es diferente, única y no es el retrato que se ha hecho una y mil veces. Ahí, en ese preciso momento, empezó a burbujear mi cerebro. Lo vi claro. Ella somos todas. El artículo sobre ella pasó a ser una historia con ella. Y es que compartí una noche con ella y me desveló muchas cositas que no sabíamos, pero que todas suponíamos o sentíamos. ¿Que de...
La memoria es el perro más tonto, le tiras un palo y te trae cualquier cosa*

La memoria es el perro más tonto, le tiras un palo y te trae cualquier cosa*

Siempre que me pongo las Martens vuelvo a la adolescencia. A esos años en los que casi dormía con ellas. Daba igual que hiciesen -2 grados que 28, que allá que iba yo. Pero no sólo eso. Vuelvo a las primeras veces. Los primeros besos, las risas, las escapadas, los vaciles, los juegos, las confidencias, las risas, los corazones henchidos y los rotos, la música, los parques, las risas, las copas, los bailes, los paseos, las discusiones y, de nuevo, las risas. Un día mi madre, tras muchas amenazas, aprovechó que dormía para tirar las botas a la basura. O se fueron ellas solas tal y como estaban. Todo es posible. Y nada cambió. Todo permaneció como hasta entonces. Ahora las vuelvo a llevar y revivo aquello que sentí y sonrío. Pero la magia no está en ellas. Nunca ningún objeto tendrá ese poder. Nuestra memoria si. No la que te recuerda que mañana tienes dentista o si has cogido las llaves al salir de casa, sino la memoria del placer. Esa en la que guardamos todo lo que nos hace bien. Esa que siempre tenemos que seguir llenando de experiencias. Esa que cuando revisitas te pone la piel de gallina 🙃 *La frase que da título al post es de ‘Tokio ya no nos quiere’ de Ray...
Stay

Stay

Cerré los ojos y me encontré flotando entre las estrellas. Más allá del universo, más allá de nuestra galaxia, más allá de lo conocido. Alejada del resto de personas, de un entorno seguro, de una comodidad. Pero más cerca de mi. De lo que soy. De lo que somos. De nuestra esencia. Somos capaces de crear mundos con la imaginación. Sabemos hacer soñar. Y volar entre las estrellas. Recordando, inventando, visionando un futuro mejor. Y me quedo flotando. Ni cerca ni lejos. Ni fuera ni dentro. En ese limbo de nuestra mente al que sólo llegamos a través de una canción.   Canción: ‘Stay’ de la BSO de Interstellar...
¿Cómo te hablas?

¿Cómo te hablas?

¿Cómo te hablas? Lo que nos decimos y cómo nos lo decimos importa. A veces damos mil vueltas y hacemos 140 croquis para saber como expresar algo a otra persona. Untamos el molde con paciencia y añadimos: – 100gr de empatía – 100gr de asertividad – 1 cucharada de respeto – Media rodaja de miradas – Unas horitas de sinceridad – Una ramita de claridad Y a 180° del horno del cariño durante unos minutos. Uhmmm… huele bien. ¿Y con nosotrxs mismxs? Pues ponemos el mismo cuidado que el que pica algo de la nevera al llegar de una noche de juerga. A lo bruto. A lo loco. Y sin filtros. Ni un vasito de agua para pasarlo. Pero eso no es todo sino que, además, nos juzgamos por cosas que no juzgaríamos a los demás. Esa cosita que parece una tontería y que en otra persona o no nos llamaría la atención o justificaríamos: en nosotros se convierte en una etiqueta. Un hecho. Una realidad. Y aunque no lo sea, en tan solo un segundo nos hemos vestido con una camiseta que lo indica. ¿Y qué pasa cuando sentimos que hemos hecho algo mal? Que consideramos que merecemos ser castigados y… espera un momento, ¿para que nos va a castigar alguien si nosotrxs lo hacemos mejor? ¡Una ronda de autocastigo para la mesa 8! ¡Marchando! Si no te enteras de algo: eres tontx. Si has tropezado 2 veces con la misma piedra: no vales para nada. Si consideras que has hablado de más: bocazas. Si no has hecho los 8563 planes que tenías apuntados en tu agenda: eres...
Página 1 de 11512345...102030...Última »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies