La química

La química
El otro día, en la entrada «Háblame del mar, marinero», María escribía lo siguiente: «Me gustaría que me dijeras que te parece la atracción física o la «química» como se la suele llamar, que tienen unas personas por otras o cómo es posible sentir un cierto «feeling» por cierta persona y ese entendimiento que se da tanto física como emocionalmente por otras personas y que este es correspondido…no sé si se me entiende… 
En definitiva, es posible que existan componentes genéticos, psicológicos y culturales para que se crea esta cierta atracción u otros muchos factores o es simplemente una idealización de la persona por la que creemos que sentimos esta sensación?»
La verdad, María, creo que has dado en el clavo ya que precisamente es el conjunto de muchas circunstancias lo que hace que surja esa «química».
Por un lado están las feromonas que son unas sustancias químicas que segregamos todas las personas en edad fértil y que se captan mediante el olfato. ¿Nunca os ha pasado que os gusta mucho el olor de alguien cuando no lleva perfume? pues ahí tenéis a nuestras amigas. Éstas son capaces de producir una reacción sexual en nosotros de manera totalmente inconsciente.
Por otro lado tenemos todo lo que hemos vivido: nuestra educación, nuestras experiencias e, incluso, nuestra imaginación. Muchas veces no nos damos cuenta pero, a lo mejor, si lo mirásemos detenidamente, esa persona que te atrae puede que tenga rasgos que asocies de manera positiva, por ejemplo, puede tener la sonrisa de una amiga, la mirada de aquel compañero de campamento que tanto nos gustó cuando éramos pequeñas, etc. En definitiva, rasgos que han tenido un efecto positivo en nosotros de una u otra manera.
En esos casos en los que nuestra «carga sentimental y experiencial» se juntan con las feromonas vivimos las cosas de forma desorbitada. En cuanto nos conocemos un poco parece que pensamos lo mismo, te llama y justo pensabas hacerlo tú, etc. y puede aparecer el enamoramiento.
¡Y ahí no se acaba la química! ya que el enamoramiento viene acompañado de la Feniletilamina. ¿Qué hace este compuesto? el corazón late más deprisa, la presión arterial sube, también son esos nervios antes de verle, el no poder dejar de pensar en él casi de manera obsesiva, el que parezca que no tiene ni un defecto y, es que hay que tener en cuenta que la Feniletilamina viene de la familia de las Anfetaminas, vamos, que podría decirse que en esos momentos estamos drogados a base de emociones.
 Captura de pantalla 2015-10-25 a las 10.55.33
Pasado un tiempo el cerebro deja de segregar la Feniletilamina y, todo hay que decirlo, ¡menos mal! porque aguantar a ese ritmo sería casi inhumano. Ese es el momento en el que mucha gente abandona su relación porque «ya no es como antes», «ya no siento que tenga que estar tanto con él», «no me llama tanto» y mil frases más que de sobra conoceréis pero para mi, ese es el momento en el que el amor de verdad nace. La persona que tenemos delante ya no es perfecta, ya no está idealizada, tiene sus defectos, yo tengo los míos pero nos queremos con todo eso.
Como curiosidad, deciros que el chocolate (el cacao exactamente) es un producto muy rico en Feniletilamina por lo que tiene su lógica que a la persona con el llamado «mal de amores» se le antoje comerlo.
Al final, como siempre en estos temas, una cosa lleva a la otra y puedo terminar hablando de cualquier cosa. Espero haberte solucionado tu duda, María y gracias por escribirme.
¿Tú también quieres que hable de un tema en concreto? no lo dudes y escríbeme en el post (pinchando aquí) o a tengounadudilla@gmail.com

Etiquetas: , ,


5 Comentarios

  1. ¡Muchísimas gracias por el post Marta!
    Me ha gustado mucho como has tratado el tema, me ha quedado muy claro, y estoy totalmente de acuerdo.Gracias por tu tiempo.
    ¡Un besazo!

    Responder
  2. jajaja me encanta como te expresas, lo clarito que es y todo!!!!!!!!!!!! =)

    Responder
  3. Hola Marta,
    Te escribiré este fin de semana. He leído el blog desde el principio como te prometí.
    Manu.

    Responder
  4. buenos días Manu,
    espero que no se te haya hecho demasiado largo! espero tu e-mail.
    saludos!

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies