Tampones y compresas como contrabando

Tampones y compresas como contrabando

Todas lo hemos hecho. Tenías la menstruación en el colegio y entrabas en modo ninja. Aprovechabas las sombras para recorrer el pasillo lo más rápido posible, entrabas en clase tras comprobar que tus compis seguían en el recreo y ahí no había nadie. Te acercabas a tu mochila y buscabas un tampón que ponerte mientras mantenías alerta tu ‘sentido arácnido’ por si a alguien se le ocurría entrar y te preguntaba eso tan cruel y temido… ‘¿qué haces?‘. Hay personas sin compasión. Rebuscabas: 2 bolis -uno sin tapa y otro con ella pero bien mordida-, un folio arrugado, la notita que te pasó no sé quién, el envoltorio de un chicle, gomas de pelo que probablemente no eran tuyas -las tuyas estarían en otras mochilas y lo sabes-, un clip, la goma de borrar, un sacapuntas roto y… ¿qué es lo que hay más al fondo? ¡ah! ¡si! el PÁNICO. Pánico al ver que no has traído ni tampón, ni compresa ni apaño en su ausencia –todas hemos ido por la vida en un momento dado con un pañuelo desechable, papel higiénico o una servilleta aunque no solamos hablar de ello. #truestory Inmediatamente huyes de ahí como si no hubiera un mañana buscando a tus amigas mientras te imaginas como Carrie en su fiesta de fin de curso. Haces contacto visual. Se alarman. Te acercas al oído de la que tienes más cerca y casi sin movimiento, cual ventrílocua, le preguntas si tiene un tampón o compresa. La respuesta es no. Pasas a la siguiente y empiezas de nuevo la misma operación. Mientras, alguna persona te ha preguntado algo...
Consumir o consumar

Consumir o consumar

Precioso collage de Maite para PK Este mes de Julio hablamos de Consumo en Proyecto Kahlo y decidí irme hacia el lado de las drogas y el alcohol -para hablar, tranquis, aún no me he perdido… del todo jajaja- porque hay mucho mito y mucha cosilla relacionada con esto y el mundo de la sexualidad. Así que no te pierdas mi artículo pinchando aquí y te invito a consumir muchos artículos de PK para que tu mes de Julio sea mejor 😉...
Sexsomnio

Sexsomnio

Al hablar ayer del Sonambulismo se me quedó una cosa en el tintero: el Sexsomnio, también conocido como Sexo Dormido, Sleepsex o Sexambulismo, que consiste en practicar sexo, en solitario o en pareja, estando dormido. Este término es relativamente nuevo, ya que el primer estudio se hizo en 1996 en la Clínica del Sueño y Alerta del Toronto Western Hospital, en Canadá. (Dr. Colin M. Shapiro, Dr. Nikola N. Trajanovic y Dr. J. Paul Fedoroff) El sexsomnio se incluiría dentro de las Parasomnias (comportamientos o hechos fisiológicos anormales que ocurren durante el sueño o en las transiciones sueño-vigilia) al igual que el Sonambulismo, el Insomnio, los Terrores Nocturnos, etc. pero, al contrario que el sonambulismo, el Sexsomnio parece que se daría durante la fase REM del sueño, es decir, en el momento en el que estamos soñando. El sexsomne es capaz de tener una relación sexual, es capaz incluso de alcanzar el orgasmo, pero al despertarse no recordará nada de ello. Si no se practica en solitario, evidentemente la otra persona es consciente de ello, pero muchas parejas de sexámbulos han afirmado no haberse dado cuenta de que el otro estaba dormido hasta transcurridas un par de ocasiones. Hay sexsomnes que lo viven bien mientras que para otros puede ser molesto y embarazoso, porque pongámonos en el lugar de aquel sexámbulo que comparta habitación, por ejemplo, con un desconocido, un amigo, etc. No es plato de buen gusto encontrarte junto con las tostadas del desayuno un reproche por parte de tu amigo o una frase desconcertante como “sobre lo que pasó anoche…” y esperar a verlas venir porque no se...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies