Easy, una ventana a diferentes tipos de relaciones

Easy, una ventana a diferentes tipos de relaciones

No hay nada como pillarte el trancazo del siglo para convertirte en un despojillo humano que sólo se nutre de series mientras te dejas absorber por el sofá, la manta y los mimitos. Esa era yo ayer… bueno, y hoy un poco también. Echándole un vistazo a Netflix vi una serie suya que se llama «Easy» y, como los capítulos eran cortitos -unos 25 min aprox-, y parecía hablar de relaciones mis moquillos y yo decidimos que era una buena opción. A ver, en mi opinión, no es la serie del siglo ni han descubierto el mundo pero si me pareció bastante entretenida y me gusta que cada capítulo sea diferente, que no continúen al anterior y que no sean cerrados. Es como ver trocitos anecdóticos de momentos de la vida de alguien y eso siempre alimenta mi parte voyeur. Está la pareja que lleva tantos años juntos que nota que su deseo sexual flojea, hay parejas heterosexuales, otras homosexuales, relaciones a distancia, rupturas, embarazos, infidelidades, tríos … Hay sexo, risas, drama y, evidentemente, capítulos que pasan volando y capítulos que no llegan a calar pero creo que es una buena opción para ver en esos días tontos que tengáis ya que, como bien indica su nombre, es una serie muy facilita de ver. Espero vuestra opinión si le echáis un vistacillo 🙂 un...
GIRLS y más allá

GIRLS y más allá

No se si lo sabéis pero soy muy fan de las series, bueno, para ser realista, llego hasta tal punto que en algunos momentos me he considerado (¿o me han considerado?) una «yonki» de ellas. Algunas son lo que llaman los americanos «guilty pleasures» o «placeres culpables», otras las veo por inercia, igual ya no me llaman la atención pero como que me da pena dejarla ahí sola, tirada,… pues sigo. Aunque otras las abandoné, las miré a los ojos y les expliqué «no eres tú, soy yo». Otras me apasionan y recomiendo a gritos, con muchas lloro, con muchas me río, con algunas disfruto de la «realidad» y con otras de la magia que sólo es posible en medios como estos. Hay series que, al terminar cada capítulo, me dejan un poso, como si alguien apretase el botón de «pause» en mi vida, me quedo en el limbo, pensando en ello, dándole vueltas, muchas veces me descubro a mi misma transportándome a otro lugar. Esa magia que sólo algunas series, películas, libros y canciones poseen. GIRLS es una de ellas. Cuando termina no se si tengo ganas de hacer el amor, de romper con el mundo, de fugarme a Nueva York, de encerrarme en mi cama, de escribir un libro, de romper el ordenador, de ponerme a dieta o de dejar temblando la nevera. Muy coherente todo, lo se. El tema es que vuelo, me fugo por unos instantes y creo (no se lo digáis a nadie) que hasta desaparezco, un segundito, algo apenas perceptible pero estoy y no estoy. No es la idea más original del mundo, no es la...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies