Dar

Dar

A veces una se cansa de dar. Dar y dar y dar, sin recibir nada a cambio. Y no es que des para recibir pero es que esperas que alguna vez se note. Que se note que eres de verdad. Que se note que no te vendes. Que sabes que haciendo así o asá vas a conseguir más resultados pero que como eso no eres tú, no lo hagas. Y mientras ves la hipocresía subir y ser recompensada. ¿Y que haces? Dar. Porque es lo que te sale, es lo que te nace. Y porque en el fondo solo quieres contentar a una persona. Serle fiel. No traicionarla ni decepcionarla. Y te miras al espejo y sonríes. Porque todo esto lo has dado por ti. Para ser feliz. Y ya te importa nada aquello que te preocupaba porque eres así. Sencillamente, eres feliz. Así que da. Da como si no hubiese un mañana lo que te salga de dentro. Da ese abrazo, ese beso, ese gesto de ánimo, esa mirada de apoyo. Da también tu ceño fruncido, tu pie izquierdo y tus días malos. Da y no lo pienses. Como hasta ahora. Que se rían, que te comprendan, que se queden o se vayan. Da igual. Porque te das. Y eso es muy grande. Eso es...
¿Y si no puedo con todo?

¿Y si no puedo con todo?

Muchas veces nos cargamos a nuestras espaldas nuestras mochilas y las de los demás. De golpe y porrazo pasamos de ser un ser humano más a la persona sobre la que se sustentan hasta las leyes de la física. Hay veces que lo vemos, nos damos cuenta de lo que ello supone, abrimos los ojos y decidimos querernos y cuidarnos. Otras veces hemos pasado de nuestras señales de alarma, hemos ignorado todo lo que indicaba que no podíamos seguir por ahí, nos hemos dicho que podemos seguir adelante, nos hemos exigido una sonrisa cuando no apetecía y hemos llenado el tiempo de millones de cosas para no darnos cuenta de que no podemos más. Hasta que algo nos hace parar de golpe y nos obliga a abrir los ojos y a mirar hacia adelante. Sin alternativa. Lleguemos por nuestra cuenta u obligadxs por personas o circunstancias casi siempre nos encontramos lo mismo. Nos damos cuenta de que hace tiempo que nos hemos ignorado y que, si nos pudiésemos llamar a nosotrxs mismxs, comprobaríamos que tenemos cientos de llamadas perdidas, mensajes en el buzón de voz y whatsapps sin contestar. Hemos pasado de las señales de alarma porque en esta sociedad de postureo y hastags el de #nopuedomás no se lleva. Porque sentimos que no tenemos derecho a cuidarnos o que somos egoístas si lo hacemos. Si no tienes trabajo es porque no lo has buscado. Si no estás contentx con el trabajo que tienes “no tienes derecho a quejarte” -¿perdona?- porque “al menos tienes trabajo”. Si tu relación de pareja no te satisface es porque “pides demasiado” y si...
Estoy viva

Estoy viva

Si, lo se, soy un poco desastrito, llevo casi dos meses desaparecida… igual no os acordáis ya ni de mi, ni sabéis porqué estáis leyendo esto ni de qué hablo -aymadrequemiedotodo- pero yo si me acuerdo de cada unx de vosotrxs -igual con esto he exagerado mucho- y os he echado de menos -pero con esto no- 😉 La realidad es que estuve de vacaciones 2 semanitas y luego mi “vuelta al cole” empezó el 4 de agosto y desde entonces ha sido un no parar de trabajar por lo que tenía el blog y la página de Facebook desamparados, que por poco me llama hasta Mark Zuckerberg y todo para preguntarme si estoy bien, que hace tiempo que no publico. Mark, lo estoy, tranqui 😛 Pero ya estoy de vuelta. Y vengo dispuesta a dar guerra y a darle movimiento a esto así que, si queréis que hable de algún tema en particular no dudéis en decírmelo en comentarios. La foto está sacada de mi cuenta de Instagram (@marta_destinoplacer) donde muchas veces pongo fotos y escritos que por aquí no podéis ver. A lxs que tengáis Instagram os espero por allí y, a lxs que no, no os preocupéis que lo he pensado y, cuando se trate de escritos, lo colgaré también aquí en el blog. Empieza Septiembre. Abróchense los cinturones. Cojan sus ganas, su sonrisa y su energía y prepárense a unos meses muy moviditos. ¿Nuestro destino? El placer.  ...
Ya no te quiero

Ya no te quiero

Hoy, al salir del trabajo, he visto como un hombre sacaba de una sillita a una niña -deduzco que su nieta- y la dejaba con todo el mimo en el suelo. Pero luego, con el ceño fruncido le ha dicho “te has portado mal, ya no te quiero“. La pequeña no tendría ni 3 años y le miraba triste sin entender. Yo, con 34, también. Seguro que más de unx habéis escuchado esa expresión alguna vez, ¿verdad? Todxs sabemos que no se dice en serio, que no representa una realidad pero ¿nos damos cuenta de la crueldad que transmite? Al final, con ese “ya no te quiero“, lo que entiende la peque es que si no hace lo que le dicen, si no es obediente, puede perder el amor que recibe. Somos seres emocionales y necesitamos saber que un amor tan incondicional como ese no va a cambiar en función de como me comporte porque, si no es así, ¿qué es lo que tengo?. Inseguridad. Qué mensaje más doloroso, ¿no creéis? Un chantaje emocional en toda regla que, además, puede provocar muchas cositas en su futuro, en su vida de adulta. Y no, no estoy exagerando porque, por desgracia, me lo encuentro en terapia. Puede conseguir que se convierta en una persona que no se atreva a contradecir a las personas que quiere por miedo a que eso suponga una pérdida de afecto e, incluso, una persona que se cierre al amor por miedo a perderlo. Porque creces, conoces a alguien y decides diluirte, desdibujarte, para no desentonar, ceder para no discutir, asentir por ver a tu pareja discutir, excusarle para...
Siempre hay algo bueno

Siempre hay algo bueno

Siempre hay algo bueno. Hoy he tenido una sesión bonita y jodida al mismo tiempo. Dura y contundente como sólo puede suceder cuando alguien te dice que ha pensado en dejar de existir. Estremecedora porque no es fácil escuchar eso pero es muchísimo más difícil decirlo, verbalizarlo, compartirlo. Jodida porque te persigue. Porque necesitas una ducha de 20 minutos para volver a ubicarte y no has llegado ni a secarte y te encuentras envuelta en la toalla escribiéndolo para desahogarte. Empieza a hacer frío. Pero recuerdas lo bueno. Porque siempre hay algo bueno. Lo bueno es que no tirase la toalla. No la tiraste. Lo bonito y encomiable es que pudiste levantarte sin tener el viento a tu favor, sin ver las manos que te tendían -porque no es que no las hubiese, es que esos pensamientos te lo impedían- y pediste ayuda. Admirable la fuerza de voluntad para trabajarse todo, para seguir adelante, para sonreír por ti y para ti. Porque tú eres muy importante en este mundo. Eres tu mundo. Y me das las gracias. Y yo te las tengo que dar también a ti. Gracias. Hoy he tenido una sesión bonita y jodida, sencillamente, porque así es la vida....
Te fuiste

Te fuiste

Imagen de Guy Bourdin Te fuiste y me quedé esperando. Dijiste que no volverías, que no había nada que hacer, que ya nuestro tiempo había pasado. Que había terminado. Te ofrecí un tiempo -en el que no creía-, te dije que estaría aquí si regresabas, que no me movería. Te fuiste y me quedé pensando. Al día siguiente me levanté con el regusto del café. La vida era diferente, la luz había cambiado, la ducha no reconfortaba como antes y pensé que nunca más volvería a tener algo así. En eso no me equivocaba, cada relación es única, cada momento genuino y cada pareja -persona- escribe un capítulo diferente en el libro de tu vida. Pasaron horas, pasaron días y, al final, el tiempo todo lo cura. Las heridas que no cerraban, sanaron. Los pensamientos que no se iban, cambiaron. Las posibilidades que no encontraba, aparecieron. Las oportunidades para seguir adelante, las creé. Te fuiste y me conocí. Pensé en mí como nunca lo había hecho. Me quise, me cuidé y me consentí como nunca. Y me di cuenta, de que me caía bien, que me llevaba bien conmigo misma y que estaba dispuesta a vivir así el resto de mi vida. Te fuiste y crecí. Quedaron millones de historias, de momentos, de todo lo que aprendí contigo, de todo lo que descubrí de mí. Quedó muchísimo amor que guardé bien. Te fuiste y nos veíamos. Y mucha gente levantaba una ceja, porque con “los ex” no se habla. Como si perteneciéseis -perteneciésemos- todos los que sois -somos- “ex-algo” a un grupo que no tiene permitida la entrada en...
Página 1 de 812345...Última »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies