Paren el mundo que me quiero bajar

Paren el mundo que me quiero bajar

Muchas veces no nos escuchamos a nosotrxs mismxs y nos rompemos. Llegamos al límite sin parar antes, sin hacer el cambio que deseamos. Sobre esto escribí-o quizás ‘vomité’ aunque no quede tan fino- en mi artículo de mayo para Proyecto Kahlo que se me pasó compartirlo por aquí. ¡Paren el mundo que me quiero bajar! Pinchando aquí encontraréis el artículo y mi desequilibrio. ¿Y vosotrxs? ¿cómo estáis? Ahora que lo pienso igual es mejor utilizar la expresión ‘me desnudé’ 🧐 pero no me quiero perder en palabras y semánticas...
Licencia para llorar en el Metro

Licencia para llorar en el Metro

Acabo de presenciar una de las escenas más dantescas que he visto en mi vida. Localización: Metro de Madrid. Andén. Muchísima gente en él ya que el tren que acaba de llegar “no admite viajeros”. Entre toda esa gente una chica joven, de unos veinte y pico años con los ojos rojos y llorosos. Creo que era casi inevitable no verla porque su cara no podría reflejar más tristeza, supongo fruto de una ruptura sentimental o la muerte de alguien cercano, pero vamos esto es deducción mía. Como siempre, todo el mundo mira su ombligo, nadie hace nada, algunos por no saber que hacer ante esas situaciones, otros porque no reaccionarían ni si tuviesen un dragón echando fuego quemando sus cejitas y otros simplemente por respeto, por no invadir ese espacio tan personal. Pero entre la muchedumbre una mujer se abre camino, se acerca a ella, la pone una mano encima del hombro, a lo que la chica no sólo no responde con un respingo sino que le devuelve una mirada casi de alivio. La mujer la mira y, con un tono de voz notablemente alto, le dice “¡¡pero niña!! ¡deja de llorar! ¡que esto es un lugar público y nadie tiene porque aguantar tus lágrimas! las mierdas las dejas en casa y dejas de joder el día a la gente que te vea o ¿que pretendes? ¿dar pena?”. Os juro que, a pesar de que en ese momento llegaba el siguiente metro, no he tenido que bajar ni un poquito la música para escuchar esto y que me han temblado las piernas. La reacción de la chica ha...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies