Tampones y compresas como contrabando

Tampones y compresas como contrabando

Todas lo hemos hecho. Tenías la menstruación en el colegio y entrabas en modo ninja. Aprovechabas las sombras para recorrer el pasillo lo más rápido posible, entrabas en clase tras comprobar que tus compis seguían en el recreo y ahí no había nadie. Te acercabas a tu mochila y buscabas un tampón que ponerte mientras mantenías alerta tu ‘sentido arácnido’ por si a alguien se le ocurría entrar y te preguntaba eso tan cruel y temido… ‘¿qué haces?‘. Hay personas sin compasión. Rebuscabas: 2 bolis -uno sin tapa y otro con ella pero bien mordida-, un folio arrugado, la notita que te pasó no sé quién, el envoltorio de un chicle, gomas de pelo que probablemente no eran tuyas -las tuyas estarían en otras mochilas y lo sabes-, un clip, la goma de borrar, un sacapuntas roto y… ¿qué es lo que hay más al fondo? ¡ah! ¡si! el PÁNICO. Pánico al ver que no has traído ni tampón, ni compresa ni apaño en su ausencia –todas hemos ido por la vida en un momento dado con un pañuelo desechable, papel higiénico o una servilleta aunque no solamos hablar de ello. #truestory Inmediatamente huyes de ahí como si no hubiera un mañana buscando a tus amigas mientras te imaginas como Carrie en su fiesta de fin de curso. Haces contacto visual. Se alarman. Te acercas al oído de la que tienes más cerca y casi sin movimiento, cual ventrílocua, le preguntas si tiene un tampón o compresa. La respuesta es no. Pasas a la siguiente y empiezas de nuevo la misma operación. Mientras, alguna persona te ha preguntado algo...
Anécdotas sexuales

Anécdotas sexuales

Hace un tiempo nos propusimos en Proyecto Kahlo hacer un artículo en común contando anécdotas sexuales que nos hubiesen pasado. Pensando que igual entre todxs lxs que formamos parte de PK no teníamos bastantes -que ilusxs somos a veces- pedimos colaboración también a quienes siguieran la página y se nos fue de las manos. ¡Tenemos tantas que han dado para 2 artículos! Y es que esto al final es como el rascar, todo es empezar. Yo me propuse escribir una, la que recordé al momento pero, en lo que se abría el documento compartido que teníamos, ya me había venido otra a la cabeza. Y otra. Y otra. Y otra… No os digo cuales son las mías, que os veo la cara de curiosillxs, pero si os animo a que compartáis la vuestra -o vuestras- en comentarios porque la verdad es que es muy interesante leerlas y a veces descubrirte pensando “¡a mi me pasó igual!”. Pinchando aquí tenéis la parte 1 ilustrada por Felilustra (la imagen superior de este post) Y pinchando aquí podéis leer la parte 2 ilustrada por Lucie (la imagen que tenéis a continuación) ¡A...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies