15 consejos para sentirte mejor

15 consejos para sentirte mejor

1. ¡Música! Todos tenéis en la recámara esas canciones/grupos que te motivan, te dan buen rollo, las que, sin quererlo, hacen que tu cuerpo se mueva a su son. ¿Por qué siempre que estamos un poco bajos de ánimo tiramos de canciones lentas y melancólicas? una actitud un poco masoquista, ¿verdad? ¿Mi consejo? créate una lista de reproducción (o CD o derivados) de canciones que te gusten, que suelas disfrutar cuando estés alegre, que hagan que salga en ti el Pavarotti de la ducha y vívelas, disfrútalas, báilalas y cántalas, verás como te hace sentir mejor.

2. Planea hacer algo… ¡y hazlo! Cuantas veces se quedan cosas en el tintero, “no, si me apetecía quedar con X para tomar algo pero…”, “iba a hacer un curso de eso pero…”, “había pensado decirle aquello pero…”… ¡basta de peros y de peras! Si hay algo que te apetezca hacerlo, hazlo y disfrútalo, no busques excusas, no dejes que la rutina o la vagancia te puedan y regálate muchísimos momentos de estos. Puedes planear algo excitante, que te apetezca mucho hacer y ya sólo con el proceso te sentirás mejor.

3. Prueba algo nuevo. Muchas veces no salimos del ABC de nuestra vida o del sota-caballo-rey…injusto, será por letras en el alfabeto y cartas en la baraja, prueba a hacer cosas nuevas y rompe con tu rutina.

4. Utiliza tu cuerpo. ¿Sabes que pasa si empiezas a mover una pierna de manera rápida y continua? qué al final te pones nerviosa/o, te aceleras, haces que tu cuerpo te cree esa sensación de intranquilidad…lo bueno es que al revés también funciona, ¿estás con los nervios a flor de piel camino hacia algún sitio? Prueba a hacerlo, si empiezas a andar más despacio, verás como te vas relajando. Así que, cuando sientas que los nervios se apoderan de ti, intenta controlar tu cuerpo para ayudar a tu mente.

5. Mira la bola mágica. Cuando le estés dando vueltas a algo que te preocupe intenta ponerlo en perspectiva y pregúntate ¿será esto algo grave/importante dentro de 5 años? ¿será algo que recordaré?

6. Cierra antiguas puertas o heridas. Adiós al pasado, aprende a poner punto final y vive el presente. El pasado ya se ha ido y está muy bien hacer determinados planes de futuro pero, nunca te olvides de que HOY es tu única realidad.

7. Pasa tiempo con amigos. No todo es la pareja y la familia, sal con tus amigas/os y diviértete. Una tarde, un fin de semana, lo que sea. Te sentirás mejor y la relación con tu pareja también será más sana que no hace falta hasta ir juntos al baño que, afortunadamente, no somos siameses.

8. Sal de tu zona de confort. Prueba algo diferente, conoce gente distinta, aproxímate a algo desde otro punto de vista… Ya se que cuesta salir de lo conocido pero luego merece la pena.

Tu zona de confort                                       Donde sucede la magia

9. No a los pensamientos negativos. Cuando te descubras pensando algo negativo sobre ti, busca algo positivo que demuestre lo contrario. Piensa que tú eres lo único seguro que tienes en esta vida así que no te trates mal y quiérete. Una forma bastante eficaz de combatir esas duras palabras que a veces nos dirigimos a nosotros es elegir un personaje que te guste, no se, Mickey Mouse, por ejemplo, y poner a nuestros pensamientos su voz. Hazlo, imagínate a Mickey diciendo esas cosas que te dices, no te lo puedes tomar en serio, ¿verdad? Además, cuando nos escuchamos a nosotros mismos nos hacemos caso, cuando escuchemos al personaje que elijamos nos reiremos y seguiremos nuestro camino.

10. Haz lo que quieras TÚ. Como decía la canción de Mecano “y lo que opinen los demás está demás”. No dejes tu valor en las manos de nadie y haz lo que tu realmente quieras no lo que creas que los demás quieren de ti.

11. Usa tu imaginación. Cuando tengas que hacer algo por lo que te encuentres inseguro/a haz un ejercicio de visualización: relájate, cierra los ojos e imagínate haciéndolo y consiguiendo el objetivo deseado. Puede parecer una tontería pero realmente funciona …”ver para creer”

12. Aprende a pedir ayuda. Todos (si, si…TODOS) necesitamos ayuda en determinados momentos. Como seres humanos que somos no somos perfectos, no sabemos de todo y, en ocasiones, necesitamos que alguien nos eche una mano. Pedir ayuda no sólo no es un gesto de debilidad sino que es algo absolutamente normal, lógico y lícito, así que sí tienes que pedirla hazlo y aprovecha el conocimiento de los demás.

13. Controla las formas. Muchas veces (y en esto en España somos muy dados) la gente se calla, se lo traga y un día estalla y todo el mundo nos quedamos con cara de ¿pero qué pasa? Hay que aprender a decir lo que nos molesta para que no lleguemos a convertirnos en una olla express de problemas. Ya lo decía Shakespeare “Dad palabra al dolor, que el dolor que no habla gime en el corazón hasta que lo rompe”.

14. Especialízate en algo. Da igual que sea algo que tenga que ver con tu trabajo, con una afición o como sí quieres ser el campeón del mundo haciendo macarrones con tomate. El dedicarle un tiempo a algo que te divierta y notar como vas mejorando te hará sentirte mejor contigo mismo.

15. Pasito a pasito. No se puede intentar conseguir lo que nos proponemos en un día, probablemente lleve más tiempo y dedicación pero cada pasito te va a acercar a lo que quieres ser. Poco a poco, pasito a pasito, que no tenemos que querer correr si aún no sabemos andar, ¿verdad?

¡Sed felices!

Y si no os parecen suficientes, no os perdáis 15 consejos más pinchando aquí 🙂

Etiquetas: , , ,


1 Comentario

  1. ¡geniales! no me había dado cuenta del punto 4 y tienes toda la razón. Voy a imprimirme los 30 para tenerlos siempre en cuenta. Gracias 😀

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies