Los complejos no caben en la cama

Los complejos no caben en la cama

Hoy me encontraba en el e-mail una historia. Una historia que es la primera vez que esta chica me la manda pero una historia que he oído muchas veces. No es una historia que pase de generación en generación ni algo que forme parte de la cultura popular, es una historia individual, personal, única y, sin embargo, compartida. Su historia va sobre complejos, sobre no estar a gusto en su propio cuerpo, sobre sentirse fea y apartar las manos de su pareja cuando éstas van a entrar en contacto con determinadas zonas de su cuerpo. Las aparta para que no toque el “michelín”, para que no sienta las estrías que a los ojos de ella son auténticas diaclasas… El problema es que ella está pendiente de eso, de la luz, de que no vea su lunar allí, su manchita aquí, el pecho, la piel, su ser. Y con las preocupaciones no deja hueco a disfrutar, a excitarse, no está a lo que tendría que estar, interpreta un papel y deja al placer marcharse. No, no, no. Aprendamos a querernos, a disfrutar de nuestros cuerpos sean como sean y a entender que la importancia que esos “defectillos” tienen sólo es la que nosotras mismas les demos. Os dejo el enlace a un artículo que escribí sobre esto y que creo que os puede gustar pinchando aquí. Igual si que es una historia que pasa de generación en generación. Igual si que forma parte de la cultura popular. Igual es hora de que cambiemos el...
El “blue monday”

El “blue monday”

Supongo que lo habéis escuchado, está en las noticias y por todas partes, el ya famoso “blue monday” con su coletilla “el día más triste del año“… Entiendo, acepto y comparto realidades como “la noche más larga o corta del año” pero cosillas como estas… pues no. Hoy es un día más, un lunes cualquiera, pero hay a quienes estás cosillas les afectan y es que tenemos entre nosotros a dos tipos de personas: – Por un lado están los que se han ganado el apelativo de los blue mondays, aquellas personas que se dejan llevar por la noticia, que se sugestionan, que igual no están pasando por un buen momento y que al leer o escuchar eso se les hace el día aún un poquito más cuesta arriba, los que, al hablar de melancolía se pusieron melancólicos y los que, al hablar de tristeza, tiraron una caña en su memoria pescando alguna de sus vivencias mas tristes. – Por otro lado nos encontramos a los que voy a llamar los happy mondays, los rebeldes, los que siguen la máxima “dime A y haré B”, los que no sólo se rien ante la noticia sino que optan por disfrutar el día, los que escucharon melancolía y recordaron una anécdota de cuando eran peques, los que escucharon tristeza y decidieron regalar una sonrisa a los que les rodeaban. Todos somos blue mondays y happy mondays, todos tenemos el día que nos levantamos cual Hombres G dando un salto mortal y también tenemos el día en que parece que el espíritu de Murphy se ha adueñado de nosotros y vamos cumpliendo a rajatabla su...
Emocionarse o morir

Emocionarse o morir

Ilustración de Javitxuela Hay veces que escribo e intento enseñar algo, explicarlo como si estuviésemos aquí juntxs hablando de ello compartiendo un café, té o cervecita. Hay veces que escribo y escribo, sin rumbo, persiguiendo una idea e intentando que ésta no se pierda entre los dedos y el teclado. Hay veces que escribo sólo por saber tu opinión, tu respuesta, tu reacción. Hay veces que escribo y me emociono, me dejo llevar, recuerdo momentos, personas, sucesos. Esto último me ha pasado hoy escribiendo un artículo que un día leeréis y no porque sea ñoño, no porque sea el artículo en sí muy emotivo, sencillamente porque hay temas que calan, que te tocan. Pensando en ello me he dado cuenta de como cohibimos a veces nuestras emociones, como sentimos culpa o vergüenza por sentirlas, como hay ocasiones en las que nos emocionamos y lloramos y no ha pasado ni un misero segundo cuando ya nos estamos “disculpando” ante las personas que tenemos alrededor. “Perdona, es que me he emocionado…” ¿Perdona? ¿por qué? ¿qué nos pasa a veces? ¿qué nos han metido en la cabeza? ¿que las emociones nos hacen débiles? ¿que llorar no es de valientes? Lo siento, pero no estoy de acuerdo. Si hay algo que nos hacen las emociones es, ni más ni menos, demostrar que somos seres humanos. Personas que sienten, que les importa, que se involucran, que quieren, que aman, que sufren, que añoran, que se apasionan, que disfrutan, en definitiva, que viven. Así que no pidas perdón por tus lágrimas al igual que no lo haces por tu risa. Dejemos de clasificar las emociones en...
Eso no se dice. Eso no se toca.

Eso no se dice. Eso no se toca.

Ilustración de Qam Este mes en Proyecto Kahlo hablamos de cultura y en mi artículo hablo de ciertos tabúes, prohibiciones y mitos que se han creado en la sexualidad a partir de diferentes culturas. Porque hay en sitios donde no puedes darle la mano a tu pareja en público, hay lugares en los que cocinar cuando estás menstruando no está bien visto y muchas más cosillas que demuestran lo diferente y curioso que es este planeta que habitamos 😉 No te lo pierdas pinchando...
Mudanza sentimental

Mudanza sentimental

Foto: Tumblr Todxs hemos pasado por momentos que nos aturullan, que parece que nos sobrepasan. La sensación esa de que viene todo de golpe y nos hace sentirnos como una hormiguilla en mitad del campo: perdidxs, pequeñxs y con dificultades para discernir por donde tirar. Además, fechas como las que se acercan ahora, son muy propicias para que el dicho “querías caldo, pues toma dos tazas” se haga realidad. Es normal que tantos momentos nos hagan quedarnos en estado de shock aunque sólo sea por un milisegundo, es como si estuviésemos de mudanza. Cada problemilla es una caja y de golpe y porrazo nos hemos encontrado rodeadxs de ellas, sin tener nada más que el suelo para sentarnos y esa casa que antes veíamos tan bonita nos cuesta reconocerla. Llegados a este punto tenemos 2 opciones: darnos por vencidxs y perdernos entre las cajas o empezar a ordenarlas y a darlas forma. Llamadme loca pero me quedo con la segunda, ¿vosotrxs? En el momento en el que vayamos “caja” por “caja”, éstas irán abultando menos y, además, nuestra casa irá cogiendo la forma que queríamos darle. Al igual que en las mudanzas, no tenemos porque abrir todo de golpe y colocarlo de cualquier manera. Tómate tu tiempo, ordena el problema, repasa lo que puedes hacer, aprende de lo que piensas, de lo que sientes y trabájatelo hasta pasar a la siguiente caja. Como siempre, habrá cajas más pesadas que otras pero, de la misma manera, también habrá cajas que se vacíen rápidamente y que enseguida den un toque único a esa habitación que está en tu interior. ¿Y si...
Página 10 de 111« Primera...89101112...203040...Última »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies