La vagina se me ha cerrado…colaboración con Proyecto Kahlo

La vagina se me ha cerrado…colaboración con Proyecto Kahlo

Imagen de Estrella Este mes también me he animado a contestar a la ¡Pregunta, pregunta! que nos planteaba una lectora y en la que afirmaba lo que da título a esta entrada «La vagina se me ha cerrado«. ¿Esto puede pasar? ¿y si no se practica coito durante mucho tiempo? no te pierdas la respuesta pinchando aquí....
¡¡Comienzan las votaciones!!

¡¡Comienzan las votaciones!!

El VI Concurso de relatos eróticos Destino: Placer patrocinado por Plaisir Malicieux ha reunido a muchos participantes! 26 ni más ni menos!! antes de nada MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS!!! Y ahora queda la mejor parte, disfrutar de su lectura y votar en la encuesta por el que más os guste.La encuesta la encontraréis en la barra lateral derecha del blog. Está dividida en 3 por la cantidad de relatos participantes… si es que me desarmais Destino: Placer! jajaja pero yo encantada 🙂 La encuesta estará abierta hasta el 12 de Mayo. Ese día, los 5 relatos más votados pasarán a las manos del prestigioso Jurado Destino: Placer que el 17 de Mayo harán publico su veredicto y, de esa forma, conoceremos quien ha resultado ganador del primer premio: el vibrador Ina 2 de Lelo, un lujazo! Pero eso no es todo! recordar que los 3 primeros también tendrán premio: podrán pasar a formar parte del maravilloso Universo Malicieux compartiendo relatos, historias, etc. Nada más que decir… mucha suerte a...

Relato erótico de El Fugitivo

Sesenta y siete segundos en el ascensor Estaban en la oscuridad, desnudos y en silencio. El arma de plástico aún reposaba sobre la mesita de noche. Él parecía incómodo, ella parecía distante. Él levantó el arma y la apuntó. Tomó su cabello con agresividad y la hizo arrodillarse, obligándola a chupar su polla. Ella comenzó a sollozar. Él se detuvo. –No- Dijo ella- No te detengas. Golpéame.- Él dudó. Alzó la mano, pero se contuvo. –No puedo.- Se limitó a decir. Se levantó de la cama, se vistió tan rápido como pudo, y la dejó allí, arrodillada a un lado de la cama, desnuda. Cuando escuchó la puerta cerrarse, tomó el arma de plástico e introdujo el cañón en su coño aún húmedo, hasta llegar a un insatisfactorio orgasmo. Se conocieron en un chat. Él se hacía llamar Eros73, ella CarameloPicante. Su primera cita tuvo lugar en el baño público de un parque cerca de la casa de CarameloPicante, que en realidad se llamaba Desirée y tenía 32 años. Ella le había enviado una foto suya, para que él la reconociera, pero se había negado a recibir alguna foto de él. Habían quedado la tarde del jueves a las 2:30PM, una hora poco concurrida. Desirée se lavaba las manos, cuando escuchó la puerta del baño abrirse. No volteó, escuchó el cerrojo pasarse. Seguía sin fijarse, sin mirar quién estaba tras ella. Repentinamente, lo sintió, el calor de un cuerpo tras ella, unas duras y callosas manos taparon su boca. su vagina se tornó húmeda al solo contacto de aquellas manos, pero su lubricación no fue suficiente para la montada...

Relato erótico de Frey

Amor a distancia   Bum, descarga. Muerde sus labios con fuerza para ahogar el gemido inesperado que le ha causado el vibrador hundido entre sus piernas. Bum, descarga. Aprieta sus muslos, se agarra a la mesa y con los ojos llorosos maldice y bendice a su amante al otro lado del aparato, que la controla a distancia sentado en su sofá a kilómetros de alli lamentando su ausencia. Bum, descarga, y a su mente vuelven los recuerdos de la noche anterior, esposada a la cama, con los ojos vendados y un vendaval de pasión y lujuria derramada sobre ella, lamiendo lo inesperado de su cuerpo, atacando su sexo con denuedo, acariciando sus pechos, devorando sus pezones recubiertos de nata. Bum, descarga, aún siente el peso de su cuerpo sobre su vientre, aún se siente vulnerable cuando recuerda cómo le abrió las piernas y la penetró sin pausa, arrancándole jadeos y flujos, haciéndola arquear la espalda; cuando tras embestirla con fuerza le arrebató la venda y la miró a los ojos y con un profundo beso le dijo te quiero, cuando sacó un objeto parecido un mechero y se lo introdujo en el sexo mientras la acariciaba. No te lo quites, le dijo, lo controlaré a lo lejos cuando estés en el trabajo mañana. Bum, descarga. Vuelve a estar en su mesa, bastante desordenada. Y ya no puede más, sus muslos chorrean, su cara la delata. Sale de su despacho para hacer una pausa. Se dirige con presteza hacia su casa, donde su amante la espera deseoso de amarla. Abre la puerta del piso, ansiosa, dispuesta a devorarlo de un...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies