Sexo después del parto

Sexo después del parto

Este post se lo dedico con muchísimo cariño a G&M, padres recién estrenados y a su peque Mateo.

¿Cuándo volveremos a tener una vida sexual «normal»? Es la pregunta del millón de todos los padres/madres, ya sea en el momento en el que llega el pequeño de la familia o incluso antes de que haya llegado. La pregunta a veces la recibimos los psicólogos/terapeutas, otras veces los médicos y en muchas ocasiones es una pregunta interna que no llega a salir al mundo. Para vosotrxs, para todxs, unos cuantos hechos que os pueden ayudar a entender lo que suele pasar.

La verdad es que responder a esa persona con certeza es imposible porque cada parto es diferente, cada mujer también, cada hombre también, cada pareja también y podemos seguir así indefinidamente, lo que si que es verdad es que normalmente la media de cuando las parejas retoman su vida sexual «pre-baby» suele rondar los 6 meses.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El parto, ya sea por cesárea o natural, es algo que afecta a la mujer. Los puntos, la zona dolorida, etc. va a hacer que necesitemos un tiempo de curación, por llamarlo de algún modo. Respecto a la pareja, algunas, cuando han tenido la suerte de presenciar el nacimiento de su hijx, se quedan un poco «shockeadas» y les echa para atrás la idea del sexo…pero no os preocupéis, es normal y es una fase que pasará y sino recordar todas esas mañanas, siestas, noches que vivisteis con vuestra pareja antes de todo esto…¿estuvo bien, eh? pues nada, tenerlo en mente.

Las hormonas….¿os pensabais que la revolución hormonal terminaba con el nacimiento del bebé? Pues nada más alejado de la realidad ya que el cuerpo decide que ese es un buen momento para segregar otras hormonas diferentes. Pero veamos el lado bueno de ello, gracias a eso, por ejemplo, tenemos la subida de leche al pecho.

Estrés. Si, todo es muy bonito, nos queremos mucho, nuestrx hijx es un amor, duerme un montón, casi no llora, etc. (¡y eso en el mejor de los casos!) pero tiene que comer cada 3 horas, hay que cambiarle, lavarle, estar atentxs y, aunque se haga con mil amores, es una actividad estresante y mucho más si es el primero!

Cansancio. La falta de horas de sueño y el estrés del que hablábamos hace que estemos cansadxs y es normal que, para cuando toquemos la cama, nuestro cuerpo sólo nos pida una cosa… DORMIR.

 

 

La familia. Os reiréis pero muchas veces la «ayuda» recibida por madres/suegras o demás familia, puede alargarse por diferentes motivos y, evidentemente, su presencia añadida no ayuda mucho a la hora de mantener la privacidad.

Los pechos. Se de el pecho o no al bebé la mamá notará que sus pechos están mucho más sensibles de lo habitual para lo bueno y para lo malo, se pueden acariciar sin problema y jugar con ellos en función de lo que la mujer sienta. Es normal que, si se está dando el pecho, pueda salir leche de ellos durante la práctica sexual por lo que lo más recomendable es dar el pecho antes y listo! pero vamos, por evitar el manchar no por nada más! Hablando de pechos, sólo comentaros que es muy habitual pero poco hablado (¿otro tabú? ¡sorpresa!) que la madre pueda tener orgasmos mientras está dando el pecho a su hijx. Yo no se quien le verá lo malo a esto! si nuestro cuerpo nos da las gracias de esa forma a disfrutarlo! que es PLACER, ni más ni menos.

El suelo pélvico. Si notas que tu suelo pélvico ha sufrido las consecuencias y ha perdido parte de su elasticidad no te preocupes, es totalmente normal. Lo ideal es hacer ejercicios para recuperarlo paulatinamente. De hecho, aunque no se note mucha diferencia, es ideal hacerlo ya que con esto evitaremos posibles pérdidas de orina en un futuro, etc. si queréis recordar los beneficios de nuestro suelo pélvico podéis pinchar aquí para recordar el artículo en el que hablábamos de las bolas chinas.

El cuerpo. Evidentemente, acabas de tener un bebé y tu cuerpo ha cambiado, la tripa no se «desinfla» por arte de magia y vuelve a su estado natural ni nada de eso. Esto puede dar lugar a dos situaciones totalmente diferentes:

  • ¡¡Me siento más sexy que nunca!! A veces pasa que la voluptuosidad de la recién estrenada mamá hace que esta se vea más sexy y se encuentre más abierta al deseo. La mayoría de estas veces es en mujeres de constitución muy delgada y con poco pecho.
  • ¡¡Esta no soy yo!! Lo más habitual. La mujer no se siente a gusto con su cuerpo, se siente rara, incómoda, se ve mal y de eso de «sexy» nada de nada…

Posturas. Para los primeros encuentros en la era «post-baby» lo ideal es que la mujer sea la que adopte posturas de control, como estar ella encima, ya que de esta forma ella tendrá la capacidad de poner el ritmo, intensidad y profundidad que no le molesten.

Métodos anticonceptivos. Si no queréis tener otro bebé enseguida no lo olvidéis. Parecerá una tontería recordar esto, además mucha gente cree que el cuerpo de la mujer «descansa» un tiempo pero NO, es muy fácil volver a quedarse embarazada así que ya sabéis: ¡precaución!

Lubricación. Es normal que la lubricación cambie ya que todo su cuerpo lo ha hecho por lo que, si vemos que es así, lo ideal es usar un buen lubricante y sin problemas.

Cambio de chip. Muchas veces, parejas que han dejado completamente de lado su vida sexual durante un tiempo del embarazo, se sienten extrañas cuando hay un acercamiento con tintes eróticos, por lo que es recomendable en esos casos dedicarse su tiempo. El que os apetezca y estéis excitadxs no hace falta que os lleve a un coito, podéis empezar por abrazos y caricias disfrutando de lo que vayáis sintiendo y ayudando a cambiar de nuevo el chip.

Si tenéis alguna duda/comentario o algo ya sabéis que aquí os espero. Ahora todxs a disfrutar de vuestros hijxs y de vuestra sexualidad porque nunca hay que olvidar cual es nuestro DESTINO, ¿eh? el PLACER.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


6 Comentarios

  1. Muchas gracias Marta, es genial. Ya seguiré con más sugerencias.
    Un beso enorme.

    Responder
  2. Interesante Tema, gracias por los datos men

    Responder
  3. Muy interesante Marta! que bien se explica mi niña! lo recomiendo es de gran ayuda.bs

    Responder
  4. De verdad, seré una insensible o un bicho raro, pero cada vez que mis amigas comentan todos los cambios que experimentan sus cuerpos durante y después del embarazo, como hinchazón, reflujos, olores, malas digestiones, cansancio, dolor, pérdidas de orina, falta de apetito sexual, dificultades para lubricar, etc, me reafirmo en que no quiero tener hijos, y supongo que al tenerlos automáticamente tu cerebro hace un click que hace que se te olviden todos los contras y que se desarrolle un amor incondicional hacia la criatura que llevas dentro o que acabas de parir… y me parece todo tan de ciencia ficción… Pero está bien saber que se puede volver a "una vida normal".

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies