Sexualidad en la infancia

Sexualidad en la infancia

El mes pasado escribí en Proyecto Kahlo sobre sexualidad en la infancia. Es un tema que sigue siendo tabú y que no se habla por eso me parecía muy interesante y necesario comentarlo. La preciosísima ilustración que lo acompaña es de mi compi Laura a la que podéis seguir aquí en Instagram. Y sin más preámbulos, que ya llego un mes tarde, os dejo que leáis el artículo y, si queréis, me comentéis vuestras experiencias y opiniones. Pinchando aquí lo...
Tener o no experiencia en el sexo

Tener o no experiencia en el sexo

La experiencia en el campo sexual no tiene título. No hay nadie que acredite horas. No subes de nota en función del número de parejas/ encuentros que hayas tenido. Y de hecho, esto no garantiza que seas mejor ni peor. Tenemos tan olvidado el terreno sexual en nuestra sociedad que a veces nos parece que somos como Sócrates y su ‘solo sé que no se nada’. El sexo se utiliza para vender, para dar connotaciones, sexualizamos hasta lo no sexualizable y lo sexuado lo pasamos por alto. ¿Qué es la sexualidad? ¿Es tener pareja? ¿Es masturbarse? ¿Es follar? La sexualidad es todo. Es una mirada, un gesto, un pensamiento, las imágenes que suceden por tu cabeza cuando te -le- desnudas, los nervios ante el encuentro, el escalofrío por la espalda, las ganas de besar, las ganas de sentir… La sexualidad es algo bello que han intentado estigmatizar. Hay quienes lo han convertido en pecado, otros en un arma de poder, hay quienes la usan para someter y los hay que piensan que es algo perverso. Cuando la perversión es lo que están haciendo con ese pensamiento. El sexo es sentir. Es conocer. Es comunicación no verbal y descubrir el mundo a través de los sentidos. Y para hacerlo no se necesita experiencia. No te hagas pequeñitx porque no hayas hecho A o B. No eres menos si has estado con una única persona ni si has estado con 100. Porque la realidad es que cada persona es diferente. Cada una tenemos nuestro cuerpo, nuestro olor, nuestro ritmo, nuestro gusto. Y cada persona con la que te encuentres va a...
Sororidad sexual

Sororidad sexual

En septiembre descansamos en Proyecto Kahlo y no habrá artículo nuevo que enseñaros… ¡pero no lloréis ni os lamentéis! que, como he estado desaparecida del mapa no compartí con vosotrxs el artículo que se publicó en agosto así que si que tenéis algo que leer, comentar, criticar, reenviar,… vamos, ¡lo que queráis! En él hablo de la sororidad en temas relacionados con la sexualidad. Como nos juntamos, aprendemos entre nosotras, compartimos experiencias y creamos vínculos muy fuertes. Abro una mirilla por la que cotillear esa habitación, cafetería o parque en la que hablábamos sobre nuestras inquietudes sexuales cuando eramos más pequeñas y, por supuesto, cuando ya no lo somos tanto. Podéis leerlo pinchando aquí. La preciosísima ilustración es de Amanda que hace cositas sencillamente maravillosas y divertidas. Si queréis podéis seguirla en Facebook o en...
Anécdotas sexuales

Anécdotas sexuales

Hace un tiempo nos propusimos en Proyecto Kahlo hacer un artículo en común contando anécdotas sexuales que nos hubiesen pasado. Pensando que igual entre todxs lxs que formamos parte de PK no teníamos bastantes -que ilusxs somos a veces- pedimos colaboración también a quienes siguieran la página y se nos fue de las manos. ¡Tenemos tantas que han dado para 2 artículos! Y es que esto al final es como el rascar, todo es empezar. Yo me propuse escribir una, la que recordé al momento pero, en lo que se abría el documento compartido que teníamos, ya me había venido otra a la cabeza. Y otra. Y otra. Y otra… No os digo cuales son las mías, que os veo la cara de curiosillxs, pero si os animo a que compartáis la vuestra -o vuestras- en comentarios porque la verdad es que es muy interesante leerlas y a veces descubrirte pensando “¡a mi me pasó igual!”. Pinchando aquí tenéis la parte 1 ilustrada por Felilustra (la imagen superior de este post) Y pinchando aquí podéis leer la parte 2 ilustrada por Lucie (la imagen que tenéis a continuación) ¡A...
Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

El título iba a ser “El periodo refractario” tal cual pero ya sabéis que a mi lo de los títulos al uso, que se encuentren fácilmente buscando en google y que puedan facilitar un entendimiento, no se porqué pero no me dicen nada. Igual porque parecen demasiado drásticos o médicos o parece que venga a daros una clase de biología en modo serio -y ya sabéis que el humor es vital para mi- pero sea como sea me quedo con este título y ¡oye! que a gustito 😛 Pero bueno, vamos al lío 😉 Los hombres, tras el orgasmo, tienen un tiempo en el que el cuerpo entra en reposo, la sangre abandona sus genitales por lo que se baja la erección, las pulsaciones disminuyen y se relajan. Esa vuelta a la estabilidad física y psíquica en la que se conoce como el periodo refractario. Es un tiempo, en el que podemos decir, que el cuerpo va recargando las pilas, recupera la energía perdida, vuelve a hacer acopio de espermatozoides en condiciones, etc. Pero, si hay algo característico de este tiempo, es que no se tienen ganas de nada, no suelen apetecer más encuentros sexuales y, si las tuvieses, el cuerpo no consigue excitarse o, si lo hace, no logra la misma intensidad. Vamos, que o no consigues una nueva erección o la consigues pero “a medias”, por decirlo de alguna forma. ¿Cuánto dura este tiempo? Depende. Si, ya veo vuestras caras de decepción y los ojos a lo “gato con botas” de no me digas eso por favor, ¡dame cifras!. Pero es que esa es la realidad… hay personas...
Página 1 de 41234

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies