Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

El título iba a ser “El periodo refractario” tal cual pero ya sabéis que a mi lo de los títulos al uso, que se encuentren fácilmente buscando en google y que puedan facilitar un entendimiento, no se porqué pero no me dicen nada. Igual porque parecen demasiado drásticos o médicos o parece que venga a daros una clase de biología en modo serio -y ya sabéis que el humor es vital para mi- pero sea como sea me quedo con este título y ¡oye! que a gustito 😛 Pero bueno, vamos al lío 😉 Los hombres, tras el orgasmo, tienen un tiempo en el que el cuerpo entra en reposo, la sangre abandona sus genitales por lo que se baja la erección, las pulsaciones disminuyen y se relajan. Esa vuelta a la estabilidad física y psíquica en la que se conoce como el periodo refractario. Es un tiempo, en el que podemos decir, que el cuerpo va recargando las pilas, recupera la energía perdida, vuelve a hacer acopio de espermatozoides en condiciones, etc. Pero, si hay algo característico de este tiempo, es que no se tienen ganas de nada, no suelen apetecer más encuentros sexuales y, si las tuvieses, el cuerpo no consigue excitarse o, si lo hace, no logra la misma intensidad. Vamos, que o no consigues una nueva erección o la consigues pero “a medias”, por decirlo de alguna forma. ¿Cuánto dura este tiempo? Depende. Si, ya veo vuestras caras de decepción y los ojos a lo “gato con botas” de no me digas eso por favor, ¡dame cifras!. Pero es que esa es la realidad… hay personas...
La vagina infiel

La vagina infiel

Imagen de Fuente Se que el título os puede parecer curioso pero ya he perdido la cuenta de las veces que me han preguntado acerca de esto y es que debe haber algún tipo de rumorología extraña -además de una falta de educación sexual abismal- que dice que se puede descubrir si una persona ha tenido relaciones sexuales con otra por lo dilatada o no que esté su vagina. Antes de nada, desde ya lo digo, la respuesta es NO. La vagina está rodeada de músculos y todo esto hace que se contraiga y se dilate. Cuando una mujer está excitada, además de lubricar, la vagina se dilata, se prepara para un posible coito o penetración. Si la mujer no está excitada o no tiene una predisposición a tener una relación sexual, evidentemente, la vagina se notará más constreñida. Además, independientemente de la excitación, siempre puede haber diferencias en cuento a la percepción de lo “apretada o suelta” que esté la entrada de la vagina porque influyen muchos otros factores: el flujo cambia dependiendo de en que semana estemos respecto a la ovulación, si se está menstruando en el momento y también la postura sexual que adoptemos. Por otro lado, está la idea de que una vagina se puede “cerrar” si no se tienen relaciones sexuales durante algún tiempo, como si fuese un agujero para un pendiente que nos hemos hecho y luego arrepentido. La respuesta sigue siendo NO. Igual que porque no comas no se te cierra la boca, igual que porque duermas los ojos no se te quedan cerrados, igual que porque no introduzcas nada en tu nariz esta sigue...
La vagina se me ha cerrado…colaboración con Proyecto Kahlo

La vagina se me ha cerrado…colaboración con Proyecto Kahlo

Imagen de Estrella Este mes también me he animado a contestar a la ¡Pregunta, pregunta! que nos planteaba una lectora y en la que afirmaba lo que da título a esta entrada «La vagina se me ha cerrado«. ¿Esto puede pasar? ¿y si no se practica coito durante mucho tiempo? no te pierdas la respuesta pinchando aquí....
Orinar o no orinar, esa es la cuestión

Orinar o no orinar, esa es la cuestión

Hace unos días, Diana, comentaba lo siguiente: «A mi me gustaría saber si es bueno o no orinar después del coito.gracias», así que me pongo con ello ya que no es la primera vez que me hacen esa pregunta.  NO es malo ir al baño tras el coito. De hecho, a veces, la fricción producida durante el coito puede hacer que algunas bacterias vaya ascendiendo hacia la vejiga y el hecho de miccionar hace que éstas se vayan con la orina por lo que, no sólo no sería malo, sino que sería hasta recomendable. Muchas mujeres que están deseando quedarse embarazadas intentan evitar el ir al baño después del coito pensando que, de esta manera, tienen más posibilidades de lograrlo. Si que es cierto que al orinar después del coito el semen va a salir de la vagina con mayor rapidez pero esto no afecta en nada a la posibilidad de embarazo porque aquel «elegido» que tenga que alcanzar el óvulo ya lo tendría que haber hecho. ¡Sino imaginaos que método anticonceptivo más barato!     He hablado de las mujeres porque la pregunta era de una de ellas pero no me olvido de vosotros. En vuestro caso también es totalmente recomendable que vayáis al baño tras la eyaculación ya que, de esta forma, os deshacéis completamente de las bacterias que hayan podido entrar por la uretra y evitaréis tener una infección urinaria.   ¿Y tú? ¿quieres que hable de algún tema en concreto? pues no lo dudes y plantéamelo con un comentario tanto aquí como en cualquier entrada del blog (pinchando aquí podéis llegar a una sólo destinada...
¿El tamaño importa?

¿El tamaño importa?

Tema peliagudo a tratar ya que muchos hombres se sienten intimidados por su respuesta pero, en realidad, ¿el tamaño importa?. Gracias a vuestros votos, en la encuesta realizada a lo largo de esta última semana, podemos ver como un 31% considera que SI importa, contra un 47% que dice que el tamaño NO tiene importancia. El 21% restante ha querido ser más cauteloso y asume que no lo sabe o que prefiere no contestar. Lo que me gustaría saber a mi, es que cantidad de votos han sido emitidos por mujeres y cuales por hombres. El tamaño SI importa, siempre y cuando estemos haciendo referencia a una relación sexual coital o anal, está claro. En las relaciones sexuales en las que no intervenga, evidentemente, no tiene ningún tipo de importancia, salvo la que ya cada uno quiera darle. Parece que la virilidad del hombre se ha medido siempre en función del tamaño de su miembro, cosa absurda, al igual que una mujer no va a ser más mujer por tener los pechos más abultados o el clítoris de mayor tamaño. Dejemos a un lado la demagogia, el querer ser políticamente correctos, basta ya de repetir que lo único importante es «cómo se mueva» (sin quitarle la importancia a todo esto)…el tamaño del pene, sea muy grande o muy pequeño, va a afectar tanto para bien como para mal. En una relación sexual coital: Dejando a un lado el clítoris, la mayor concentración de terminaciones nerviosas en una mujer, estarían concentradas en la entrada de la vagina. Por este motivo, el que el pene sea largo o corto no tiene...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies