Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

El título iba a ser “El periodo refractario” tal cual pero ya sabéis que a mi lo de los títulos al uso, que se encuentren fácilmente buscando en google y que puedan facilitar un entendimiento, no se porqué pero no me dicen nada. Igual porque parecen demasiado drásticos o médicos o parece que venga a daros una clase de biología en modo serio -y ya sabéis que el humor es vital para mi- pero sea como sea me quedo con este título y ¡oye! que a gustito 😛

Pero bueno, vamos al lío 😉

Los hombres, tras el orgasmo, tienen un tiempo en el que el cuerpo entra en reposo, la sangre abandona sus genitales por lo que se baja la erección, las pulsaciones disminuyen y se relajan. Esa vuelta a la estabilidad física y psíquica en la que se conoce como el periodo refractario.

Es un tiempo, en el que podemos decir, que el cuerpo va recargando las pilas, recupera la energía perdida, vuelve a hacer acopio de espermatozoides en condiciones, etc. Pero, si hay algo característico de este tiempo, es que no se tienen ganas de nada, no suelen apetecer más encuentros sexuales y, si las tuvieses, el cuerpo no consigue excitarse o, si lo hace, no logra la misma intensidad. Vamos, que o no consigues una nueva erección o la consigues pero “a medias”, por decirlo de alguna forma.

¿Cuánto dura este tiempo? Depende.

Si, ya veo vuestras caras de decepción y los ojos a lo “gato con botas” de no me digas eso por favor, ¡dame cifras!. Pero es que esa es la realidad… hay personas que tienen un tiempo tan corto que parece que ni existiese y hay personas que pueden necesitar horas.

Además, estará influido por la edad, la energía que se tenga -no es lo mismo estando relajadamente de vacaciones que tras una jornada laboral-, lo que te excite la situación en sí, el ambiente en el que te encuentres, la toma de medicamentos, etc.

¿Y la mujer? La mujer no tiene periodo refractario… ¡yuhuuu! De ahí que tengamos la capacidad de enlazar orgasmos si queremos.

La cosa es que la mayoría de las veces que me preguntan sobre el periodo refractario lo hacen hombres que sienten presión por parte de sus parejas para que, tras una relación coital venga otra y otra y otra… La culpa de esto la tiene ese coitocentrismo en el que vivimos y, por qué no decirlo, la falta de imaginación porque parece que las relaciones sexuales son sota, caballo y rey en las parejas cis heterosexuales y que siempre se necesita al pene en alto. No, no, no.

Acabemos con esa presión, utilicemos esos momentos para recorrer el cuerpo de un millón de formas diferentes, probemos nuevas técnicas, ¡descubrámonos!.

Así que no le des tantas vueltas porque lo importante ya sabes qué es, ¿verdad? ¿cuál es nuestro destino? el PLACER, muy bien.

Y recuerda que la vida es el tiempo que pasa entre orgasmo y orgasmo

¿o no era así la frase? 😉

Etiquetas: , , , , , , ,


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies