Equilibristas sexuales

Equilibristas sexuales

Ilustración de Qam para PK   Este mes en Proyecto Kahlo hablamos de Equilibrios -no precisamente porque lxs que formamos parte del proyecto estemos muy equilibradxs ;)- y en mi artículo hago un repaso a alguna de las posturas del Kamasutra, ese manual que parece que cuenta con que todos seamos capaces de sujetarnos haciendo el pino tan sólo con los meñiques. Podéis leerlo pinchando aquí. Espero que lo disfrutéis...
Quiero mi soledad

Quiero mi soledad

Ilustración de Mitucami Mituca para PK   Este mes en Proyecto Kahlo hablamos de la soledad y, la verdad, es que ha quedado un número realmente bonito que creo que vais a disfrutar. Yo, en esta ocasión, comparto con vosotros una carta de una persona intentando recuperar su individualidad. No os lo perdáis pinchando...
No te enfades pero…

No te enfades pero…

Seguro que más de una vez alguien os estaba hablando y ha comenzado una frase así o de ese estilo, ¿verdad? ¿Y qué hace automáticamente eso? Exacto, que te pongas a la defensiva, justo el efecto contrario, porque diciéndote que no te enfades de antemano te predispone a escuchar algo por lo que te puedas sentir afectadx. Lo mismo ocurre cuando alguien termina una relación -sea del tipo que sea- y te dice algo como “antes de nada, no quiero que pienses que aquello que pasó hace unas semanas tiene algo que ver” y, en el fondo, lo que te está diciendo es “esto es por aquello… y lo sabes”. Y es que a veces somos transparentes sin querer serlo e, intentando cubrirnos las espaldas, ponemos en bandeja nuestros verdaderos pensamientos. Es como el otro día que coincidí con una persona que, mientras nos tomábamos algo, no hacía más que esgrimir frases sobre la igualdad entre hombres y mujeres y como éstas últimas -si, nosotras- un día llegaríamos a estar a “su altura”. Qué altura es esa no lo se, pero desde luego éste si se cayó desde ahí y se quedó así, debe de ser muy alto. Su discurso en papel era bueno siempre y cuando no terminase sus frases porque cada puntillita final hacía lo que no quería que hiciese: mostrar lo machista que era. Curioso, ¿verdad? ¿Será por esto lo del refrán aquel de “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”? Porque podemos intentar decir todo lo que queramos, podemos cambiar nuestro discurso pero hay un pequeño detalle, que cuando no te crees...
La vagina infiel

La vagina infiel

Imagen de Fuente Se que el título os puede parecer curioso pero ya he perdido la cuenta de las veces que me han preguntado acerca de esto y es que debe haber algún tipo de rumorología extraña -además de una falta de educación sexual abismal- que dice que se puede descubrir si una persona ha tenido relaciones sexuales con otra por lo dilatada o no que esté su vagina. Antes de nada, desde ya lo digo, la respuesta es NO. La vagina está rodeada de músculos y todo esto hace que se contraiga y se dilate. Cuando una mujer está excitada, además de lubricar, la vagina se dilata, se prepara para un posible coito o penetración. Si la mujer no está excitada o no tiene una predisposición a tener una relación sexual, evidentemente, la vagina se notará más constreñida. Además, independientemente de la excitación, siempre puede haber diferencias en cuento a la percepción de lo “apretada o suelta” que esté la entrada de la vagina porque influyen muchos otros factores: el flujo cambia dependiendo de en que semana estemos respecto a la ovulación, si se está menstruando en el momento y también la postura sexual que adoptemos. Por otro lado, está la idea de que una vagina se puede “cerrar” si no se tienen relaciones sexuales durante algún tiempo, como si fuese un agujero para un pendiente que nos hemos hecho y luego arrepentido. La respuesta sigue siendo NO. Igual que porque no comas no se te cierra la boca, igual que porque duermas los ojos no se te quedan cerrados, igual que porque no introduzcas nada en tu nariz esta sigue...
Eyaculación… ¿precoz?

Eyaculación… ¿precoz?

«Que el tiempo es relativo es algo que ya sabemos, que no pasa igual de rápido una hora con amigos pasándonoslo bien que una hora en un atasco llegando tarde a una entrevista, también. Dicen que durante el orgasmo es como si el tiempo se parase… pero si, al volver a moverse las manecillas del reloj, nos encontramos con nuestra pareja mirándonos con cara de “¿ya?” parece que ese orgasmo sabe a menos porque no ha sido exactamente cuando queríamos o, al menos, no cuando ella quería. […]» No te pierdas el resto del artículo que he escrito para Malicieux MAG pinchando aquí porque ¿existe la eyaculación...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies