Porno vs Realidad: oh, si, dámelo todo!

Porno vs Realidad: oh, si, dámelo todo!

Este mes Proyecto Kahlo viene muy calentito con artículos sobre el porno o el erotismo. Evidentemente no me costó mucho encontrar temas de los que hablar y al final me decanté por algo que me encuentro muchas veces en consulta: la frustración por la diferencia entre porno y realidad. Puede parecer una tontería pero, a muchas personas, se les olvida que, al fin y al cabo, lo que ven en una película porno es eso: una película. Pero bueno, no me enrollo más y os dejo que lo leáis pinchando aquí. Si os gusta -o no- y os apetece podéis compartirlo, comentarlo o criticarlo. Esto último con tacto que soy muy sensible 😉 La ilustración que lo acompaña es de Javitxuela, único ser en este mundo que puede meter unicornios, superhéroes, sirenas, aliens y hasta a Papá Noel y que quede bien 🙂 ¡Espero que lo...
Cómo manejar la culpa tras una infidelidad

Cómo manejar la culpa tras una infidelidad

Cuando escribí un post sobre la infidelidad (lo podéis recordar pinchando aquí) hubo una parte que se me quedó en el tintero y no quiero dejarlo escapar ya que es algo que pasa mucho: la culpa de la persona que ha sido infiel. Siempre que hablamos de infidelidad tendemos a pensar en la persona “traicionada” pero pocas veces nos paramos a pensar en ese monstruillo que es la culpa que se queda con la persona que lo hace y la verdad es que es muy común. Esta culpa se acentúa más cuando, la persona que ha cometido la infidelidad, se ha sincerado y ha sido perdonada. Mucha gente pensará “¡si te han perdonado no le des más vueltas!” pero la realidad es que es en momentos como esos en los que la culpa sigue ahí y aparecen sentimientos del tipo “no me lo merezco”, “¿por qué lo hice?” y el miedo a que se vuelva a repetir. Si, ya se que se suele pensar que ese miedo tendría que ser del que lo ha “sufrido” y no del que lo ha hecho, pero el miedo es libre y en una pareja ninguno de los miembros tiene la exclusividad del dolor.   ¿Qué hay que hacer en estos casos?   PERDÓNATE Si tu pareja lo ha hecho ¿por qué no puedes tú?. Piensa que somos humanos y como tales cometemos errores pero también aciertos y no tenemos que dejar que lo primero empañe lo segundo…   QUÍERETE Muchos arquearéis una ceja y pensando que me he vuelto loca, que el que se ha llevado el “golpetazo” en la autoestima es el otro, pero esto no...
Verde que te quiero verde

Verde que te quiero verde

Collage verde de Maite para PK   En Marzo empieza la primavera y por eso Proyecto Kahlo se viste de verde. Mi artículo este mes es una oda a este color a base de emociones: cuando estamos verdes en algo, cuando nos ponemos picantes, cuando ponemos verde a alguien y, por supuesto, no podía faltar la esperanza. Espero que os guste, lo podéis leer pinchando...
Cómeme a versos

Cómeme a versos

Ilustración de Carla Aledo para PK Este mes, en Proyecto Kahlo, hablamos de literatura y yo me he lanzado a hablar del poder de la palabra. Sabemos que las palabras pueden doler, también sabemos que pueden enamorar, ¿pueden también erotizar? ¡claro!  Con las palabras podemos crear y eso es fundamental en la pareja. Así que no me enrollo más y te dejo leer el artículo pinchando aquí. Si después de leerlo quieres compartir conmigo algún momento en el que unas palabras se hayan marcado a fuego en tí, te espero en comentarios...
Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

Entre orgasmos masculinos: el periodo refractario

El título iba a ser “El periodo refractario” tal cual pero ya sabéis que a mi lo de los títulos al uso, que se encuentren fácilmente buscando en google y que puedan facilitar un entendimiento, no se porqué pero no me dicen nada. Igual porque parecen demasiado drásticos o médicos o parece que venga a daros una clase de biología en modo serio -y ya sabéis que el humor es vital para mi- pero sea como sea me quedo con este título y ¡oye! que a gustito 😛 Pero bueno, vamos al lío 😉 Los hombres, tras el orgasmo, tienen un tiempo en el que el cuerpo entra en reposo, la sangre abandona sus genitales por lo que se baja la erección, las pulsaciones disminuyen y se relajan. Esa vuelta a la estabilidad física y psíquica en la que se conoce como el periodo refractario. Es un tiempo, en el que podemos decir, que el cuerpo va recargando las pilas, recupera la energía perdida, vuelve a hacer acopio de espermatozoides en condiciones, etc. Pero, si hay algo característico de este tiempo, es que no se tienen ganas de nada, no suelen apetecer más encuentros sexuales y, si las tuvieses, el cuerpo no consigue excitarse o, si lo hace, no logra la misma intensidad. Vamos, que o no consigues una nueva erección o la consigues pero “a medias”, por decirlo de alguna forma. ¿Cuánto dura este tiempo? Depende. Si, ya veo vuestras caras de decepción y los ojos a lo “gato con botas” de no me digas eso por favor, ¡dame cifras!. Pero es que esa es la realidad… hay personas...
Página 5 de 112« Primera...34567...102030...Última »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies