Aprendí de ti

Aprendí de ti

Aprendí de ti que hay que buscar a alguien a quien realmente quieras para ser feliz. Aprendí de ti que las emociones no nos hacen vulnerables sino fuertes. Aprendí de ti que trabajando se puede llegar a muchos sitios. Aprendí de ti que si no existe una palabra está bien inventarla. Aprendí de ti que los hombres y las mujeres son iguales. Aprendí de ti a valorar el dinero por lo que nos permite hacer y vivir pero a ser generosa con él y no darle una importancia que no tiene. Aprendí de ti que leer era vivir. Aprendí de ti que escribir solo por el hecho de hacerlo ya es mucho. Aprendí de ti que a los de Calatayud se les llama bilbilitanos. Aprendí de ti que viajando se aprende.
Aprendí de ti que la lealtad es importante. Aprendí de ti que hay mucho más en este mundo que lo que ven nuestros ojos. Aprendí de ti a vivir con música y a bailar agarrada. Aprendí de ti que las palabras siempre y nunca hay que utilizarlas con cuidado pero también aprendí de ti a no tener miedo a hacerlo. Aprendí de ti a apreciar las amistades. Y aprendí de ti que no toda mi familia tiene que tener mi sangre. Aprendí de ti muchas cosas hermosas. También aprendí de tus errores. Para cometer los míos. Y aprendo. Todavía aprendo. Y espero nunca dejar de hacerlo. Te quiero,...
La muerte de la pasión: la imposición

La muerte de la pasión: la imposición

Este mes en Proyecto Kahlo hablamos de tradiciones. No se si a vosotrxs os pasa pero fue pensar en tradición + pareja + sexualidad y me vino a la cabeza: RUTINA. Y es que hay tradiciones que pueden motivar y mucho pero hay otras que matan la pasión. Aquello del “sábado, sabadete” o la de “hoy toca que es domingo“,… Pero es eso, más que tradiciones son imposiciones – como muchas tradiciones, ejem- y al final se convierten en obsesiones en una regla que mide LA VIDA de nuestra relación. Pfff! pues vaya la que hemos liado si esto es así. Pero bueno, no me enrollo más y os dejo leerlo pinchando aquí. El collage lo hizo Conchi G. Si queréis seguirla o cotillearla os dejo su Facebook y...
Dar

Dar

A veces una se cansa de dar. Dar y dar y dar, sin recibir nada a cambio. Y no es que des para recibir pero es que esperas que alguna vez se note. Que se note que eres de verdad. Que se note que no te vendes. Que sabes que haciendo así o asá vas a conseguir más resultados pero que como eso no eres tú, no lo hagas. Y mientras ves la hipocresía subir y ser recompensada. ¿Y que haces? Dar. Porque es lo que te sale, es lo que te nace. Y porque en el fondo solo quieres contentar a una persona. Serle fiel. No traicionarla ni decepcionarla. Y te miras al espejo y sonríes. Porque todo esto lo has dado por ti. Para ser feliz. Y ya te importa nada aquello que te preocupaba porque eres así. Sencillamente, eres feliz. Así que da. Da como si no hubiese un mañana lo que te salga de dentro. Da ese abrazo, ese beso, ese gesto de ánimo, esa mirada de apoyo. Da también tu ceño fruncido, tu pie izquierdo y tus días malos. Da y no lo pienses. Como hasta ahora. Que se rían, que te comprendan, que se queden o se vayan. Da igual. Porque te das. Y eso es muy grande. Eso es...
Estarás bien

Estarás bien

En Proyecto Kahlo este mes hablamos de Despedidas. Las rupturas de pareja son despedidas. De ti, de tu pareja, de lo que fuisteis, de lo que pensasteis que ibais a ser. Y a veces pensamos que salir adelante va a ser difícil. Pero ¿sabes qué? Estarás bien. Pinchando aquí podéis leer mi escrito. Dedicado a todas esas personas que supieron despedirse bien, con respeto y cariño. A las personas que lo hacen como un elefante en una cacharrería, atropellando emociones y manchando lo que fueron y lo que son… a esas personas ya les dedicaré otro. Este no. Este es para las personas de corazón. La ilustración que me acompaña es de Javitxuela. Gracias,...
Mi pareja tiene Filofobia

Mi pareja tiene Filofobia

Desde que hablé de la Filofobia o miedo al amor en Proyecto Kahlo me han llegado muchas consultas sobre este tema. Al principio fueron personas que se sentían identificadas con ello, que lo padecían y querían ponerle remedio. Algunxs se quedaron en una respuesta puntual -y luego sólo escuché grillos- y otrxs se animaron a hacer terapia para trabajárselo y, de esa manera, poder vivir sin miedo. Por eso, dejé unos consejillos que podéis leer pinchando aquí. De un tiempo a esta parte las consultas fueron yendo por otros derroteros. Eran personas que estaban iniciando relaciones -o , mejor dicho, intentándolo- con personas con miedo al amor o al compromiso y que me pedían consejo para saber qué hacer y cómo actuar para que no saliese corriendo. Desafortunadamente esta es una consulta que no suele tener un trasfondo positivo. No puedo hacer un listado de cositas a hacer. No puedo decirte qué movimientos van a conseguir que esa persona que padece filofobia se lance a una relación. ¿Por qué? Muy sencillo. Porque la persona que tiene el problema es la que se lo tiene que trabajar. Poniendo un ejemplo -con nombres inventados- María me decía que, para que Mario no huyese, controlaba muchísimo si llamarle o no, intentaba no contarle ningún problema que tuviese para “no agobiarle”, siempre le recibía con una sonrisa, nunca sacaba el tema de volver a quedar, intentaba no reprocharle sus desapariciones aunque fuesen continuas,… ¿Todo esto evita que la persona miedosa salga corriendo? Si. ¿Todo esto hace que establezcas una relación de pareja con ella? No. Por un lado porque esa persona no eres...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR ACEPTAR
Aviso de cookies